.

Banner Acuarios marinos a medida | Barcelona Reef

En el blog...

El ciclado

El ciclado

Sergio Pérez nov 20, 2018 General 0Comentarios

En esta ocasión hablaremos del ciclado. Imagino que todos los que estén leyendo esto conocen el término de sobra, pero por si acaso hay alguien que no lo ha oído y esta es su primera vez, explicaremos el concepto en si.

En un modo resumido, el ciclado del acuario es un proceso de colonización bacteriana, que dura un mes y que debe respetarse para poder poner animales en nuestro acuario marino.

¿En qué consiste el ciclado y por qué debe hacerse?

Los peces, al igual que todos los seres vivos, generan desperdicios, y estos, sin la existencia de una colonia bacteriana, se acumularían siendo tóxicos. Las bacterias, alojadas en las superficies de todo lo que haya en el acuario, son capaces de coger estos desperdicios, por así decirlo, y reducirlos a sustancias menos tóxicas que hacen posible tener un ecosistema cerrado como es el acuario.

Para establecer esta colonia bacteriana tan vital, debe de pasar un tiempo desde que es montado y puesto en marcha. La literatura sobre este tema establece unos 28 días para que este proceso se cumpla, pero ser precavido y comprobar la calidad del agua antes de añadir animales al sistema es lo más recomendable.

Vamos a entrar un poco más a fondo en el tema químico y bacteriano, no es una información vital para poder llevar nuestro acuario, pero ayuda a comprender un poco cómo funciona todo.

A lo largo de los primeros días, en el acuario aparecen bacterias del genero Nitrosomona, bacterias nitrificantes que son capaces de transformar los primeros compuestos, el amonio (NH4), convirtiéndolo en nitrito (NO2-). El amonio en si es tóxico en acumulaciones elevadas, pero en medios con pH muy alcalino, como es el caso del acuario marino (pH entre 7,9 y 8,3), una parte de este amonio pasa a ser amoníaco (NH3) y este es altamente tóxico. Estas bacterias nitrificantes sintetizan este amonio y lo transforman en nitrito, menos tóxico pero suficiente como para causar daños a nuestros animales en concentraciones elevadas.

Nitrobacter, otro género de bacterias que se establecerán mas tarde, son las que se encargan de transformar el nitrito (NO2) resultante en nitrato (NO3). El nitrato es muchísimo menos tóxico y en concentraciones bajas es hasta necesario para el acuario de arrecife. A este proceso se le llama ciclo del nitrógeno, y da nombre al termino “ciclar”.

Ciclo del nitrógeno | Barcelona Reef

Realmente, las bacterias que juegan en este ciclo son bastante más que estas dos, también aparecerán Nitrosococcus, Nitrospira, Nitrococcus... pero las más significativas en este proceso son las mencionadas anteriormente, y se desarrollan tanto en medios salados como en agua dulce.

También hay otro factor muy importante que hay que conocer, y es el modo de colonización bacteriana. Las bacterias forman una estructura llamada biofilm. Este biofilm se adhiere a todas las superficies que existan dentro del acuario, así que para tener una buena filtración biológica es necesario tener material muy poroso para darles a las bacterias mayor superficie de adherencia. La porosidad de la roca es muy importante para este hecho, pero en el caso de no ser suficiente, es donde entran en juego las cargar filtrantes que se utilizan en el acuario, como es el caso por poner un ejemplo, del producto Matrix de Seachem, o los productos de Marine Pure. Todos estos están destinados a ubicar una mayor capacidad bacteriana para nuestro acuario.

El biofilm tambien se suele extender en los cristales y nos dará algo de faena ir quitándolo.

¿Bacterias sí o bacterias no?

Mucha gente nos pregunta si es necesario aditarlas semanalmente como muchos fabricantes recomiendan. Lo cierto es que el añadirlas ayuda a mantener una carga biológica alta y renovada. Seguramente sin añadirlas el acuario funcione, pero los procesos para aumentar la presencia de estas bacterias es más lento que si añadimos nosotros nuestras propias bacterias. El simple hecho de añadir bacterias también trae renovación genética, generando un intercambio y prosperando la colonia de un modo favorable.

¿Cuándo debo introducir mis primeros animales?

Eso lo decidirá en si el acuario. Es importante analizar el agua y comprobar que tanto el amonio como el nitrito han desaparecido y hay presencia de nitrato. Esto indica que el ciclo está cerrado y que podemos poner nuestros primeros habitantes.

Mitos y Leyendas

El ciclado que nunca acaba.

Cuando decidimos montar nuestro acuario con roca viva, y esta trae una carga biológica significativa que durante su transporte, parte de ella, muere y se descompone en el agua de nuestro acuario, puede alargar la presencia de nutrientes como el nitrito. La razón es que los deshechos que quedan de esponjas, pequeños invertebrados y algas, así como demás vida que no sobreviva al viaje, se descomponen lentamente por la pobre acción bacteriana que hay en un acuario nuevo y puede alargar el resultado final más de la cuenta. Lo mejor es tener paciencia, como en casi todo lo que rodea a este hobby.

Pasa exactamente lo mismo al montar acuarios con roca muerta que no es bien saneada. Dentro de ella conserva desechos que se hidratan al entrar al acuario y se descomponen, alargando el proceso de ciclado, incluso trayendo ciertos picos fuertes de nutrientes que pueden acabar en la aparición de algas.

Por esto, lo más recomendable siempre es comprobar que las aguas están estables, antes de introducir animales, sirviéndonos de los test comerciales con tal propósito.

Bacterias que no dan la talla

Cuando ciclamos nuestro acuario, las bacterias que prosperan utilizan la presencia de nutrientes en la roca para prosperar. Si la roca es totalmente inerte, como es el caso de las rocas sintéticas, podemos compensarlo añadiendo bacterias comerciales, pues las hay en concreto para los procesos de ciclado. Estos productos llevan nutrientes necesarios para que puedan sintetizarlos y reproducirse hasta formar una colonia estable.

Haber ciclado el acuario y no encontrar presencia de amonio y nitrito no significa poder meter diez peces de golpe. Hay bacterias, hay colonia, pero estas prosperan así como nutrientes hay, y han tenido un mínimo como para progresar, es decir, si añadimos animales al acuario sin control, la carga bacteriana no va a poder sintetizar la cantidad de amonio, y el resultado será una presencia elevada de este, picos altos de nitrito que las bacterias Nitrobacter no podrán consumir y por lo tanto, muerte de los animales por intoxicación.

Para comprenderlo mejor, pongamos un ejemplo: si tenemos un pez en cien litros y le damos de comer a diario, habrá bacterias para sostener a este pez y los desechos que este genere, la bacteria se ajusta a la carga biológica del acuario. Si metemos otro pez, la bacteria encontrá más nutrientes y se reproducirá hasta llegar a la tasa para mantener a los dos animales, habiendo pequeños picos de amonio y nitrito que apenas afectarán a los peces. Es por eso que los animales, sean cuales sean, han de entrar poco a poco en el acuario y esperar un tiempo prudente hasta que el nivel bacteriano es capaz de mantenerlos sin alteraciones para poder meter otro animal.

¿Cuál es el tope?

Evidentemente, a pesar de que un acuario pueda sostener a muchos animales, no necesariamente hay que llegar a llenarlo. Un acuario con un sump repleto de carga biológica puede albergar muchísimos peces y otros animales, y con añadir más carga podemos mantener más, pero lo lógico es que limitemos esa carga al espacio que tenemos. Mantener muchos peces en espacios muy pequeños es una injusticia para ellos, lucharán por el territorio, estarán siempre estresados, y lo más normal es ir encontrando bajas. Es una lástima maltratarlos así, y hay que intentar siempre mantener nuestros animales bajo el mejor cuidado y las mejores condiciones.

Como hablamos en la primera publicación de este blog, el acuario sin problemas empieza con una idea clara de qué queremos mantener y atestarlo de peces no es el mejor camino.

El truco del mejillón

Esto lo he oído y leído muchas veces. Muchos recomiendan esta práctica. La intención del mejillón en un acuario sin ciclar tiene su sentido siempre y cuando la roca que estamos ciclando esté totalmente limpia.

Cualquier roca muerta, aunque sea desinfectada y lavada, siempre dejará algo de nutrientes en el agua y no es necesario “mejillonizar” el acuario. Se comprende que cuando no hay nada en absoluto, como en el caso de ciclar roca sintética, algo de materia orgánica es bueno añadir. Si tu acuario es pequeño, bastan con unas bolitas de comida para peces, eso ayudara a las bacterias, siempre y cuando no estés utilizando bacterias para ciclado, que ya llevan nutrientes para ese cometido.

La maldición de la lampara ultravioleta

Hay gente que comenta que estos equipos no son buenos. Esto es totalmente ilógico. Las lámparas germicida o ultravioleta sirven para esterilizar el agua que pasa a través de ella. Hay frases muy típicas como “mata lo bueno y lo malo” refiriéndose a las bacterias nitrificantes. Estas no están en la columna de agua (puede haber una infinitésima parte que si), están sujetas al sustrato donde generan las colonias y no deambulan como norma general, por lo tanto, la lámpara no quita efectividad alguna a nuestra colonia bacteriana.

Ozono asesino

El ozono es otro equipo que se utiliza para aumentar la capacidad Redox y esterilizar las aguas (reducción/oxidación) que ya explicaremos muy a fondo, pues es un tema interesante. Lo cierto es que las bacterias, en su biofilm tan duro y resistente que hasta llega a bloquear bombas y mangueras, quedan bien protegidas de esta esterilización. Tanto es la capacidad de resistencia dentro del biofilm que llegan a soportar grandes dosis de antibiótico.

El ozono, por otra parte, si acabará con algunos patógenos presentes en el agua, evitando enfermedades comunes como el oodinium o el ich (punto blanco).

Bueno, espero en este post haber aclarado el concepto de ciclado y desmitificado algunas leyendas que corren por ahí (la del ajo también la abordaremos sin duda)

¡Gracias por leernos y a disfrutar del reef!